BIODINÁMICA CRANEOSACRAL

CRANIOSACRAL BIODINAMICA

CRANEOSACRAL ES UNA RAMA DE OSTEOPATIA

La osteopatia, fundada por Still se basa en el  principio de la unidad del cuerpo. Cada parte del cuerpo, célula, órgano o tejido junto con cada emoción, pensamiento o aspecto espiritual, se encuentra interrelacionados y se influyen mutuamente así como por su entorno por lo que el enfoque terapéutico no debería polarizarse en un solo aspecto si no procurar mantener una visión global.

Sutherland discípulo directo de Taylor Still lleva el concepto osteopático al nivel craneal y descubre que los huesos del cráneo tienen movimiento, que están unidos entre si por medio de membranas que les aportan unidad de funcionamiento y relación entre ellos, y que por medio de otra membrana (la duramadre) se conectan con la columna vertebral llegando hasta el sacro por lo tanto, incluyéndolo en la misma relación.

Después de largos años de mantener la atención en estos pequeños movimientos de huesos y membranas y permanecer abierto a nuevas posibilidades comenzó a identificar el movimiento propio del cerebro y las fluctuaciones rítmicas del líquido cefalorraquídeo.

El Dr. Andrew Taylor Still, fundador de la Osteopatía, llamó al líquido cefalorraquídeo el elemento conocido más excelso del cuerpo humano.

El terapeuta se da cuenta de que el líquido cefalorraquídeo tiene otra cualidad vital: la de parecer que fluctúa en una moción de marea, movido por una fuerza que se encuentra dentro de sí mismo, una fuerza que, desde el punto de vista de Sutherland, es generada por el ALIENTO DE LA VIDA.

El Dr. Sutherland consideraba que la fluctuación del líquido cefalorraquídeo es la primera y más fundamental característica del sistema respiratorio primario. El concepto de Sutherland es que la causa de esta fluctuación no está en las estructuras que rodean a la membrana duramadre sino en que se impregna de la energía del Aliento de la Vida en el que todo y todos estamos inmersos. Su explicación para esto era que el líquido cefalorraquídeo y otros fluidos corporales se impregnan del aliento de la vida para poder esparcir la “fuerza de vida” que contiene, por todo el cuerpo. El concibió el aliento de la vida como una expresión de una inteligencia superior que proporcionaba al cuerpo humano un principio de ordenación básica e integradora. Este concepto puede compararse al papel del Ki o Qi, en la medicina oriental, o el prana, en la medicina ayurvédica.

Esta forma tan respetuosa de acercamiento al sistema corporal, desde un profundo conocimiento anatómico y fisiológico y dejándose guiar por la Inteligencia corporal del paciente, por “EL ALIENTO DE VIDA” permite acceder no solo a relacionarte con alteraciones en el sistema nervioso, visceral, esquelético, muscular,…si no que también abre las puertas a otra cuestiones de orden emocional, energético o espiritual pudiendo integrarse el proceso en la Sanación más que en la curación.

El concepto craneal reconoce que dentro del cuerpo hay una fuerza de vida dinámica que puede ser palpada por el terapeuta como movimiento sutil dentro de los tejidos y fluidos.

Se considera que esta fuerza de vida es el principio ordenante básico de la salud corporal.

Dentro del sistema humano, esta fuerza es la que sustenta, mantiene e integra las funciones celulares y de los tejidos, junto con los diversos procesos fisiológicos que permiten al cuerpo a funcionar como una totalidad.

Situaciones de estrés, traumas grandes o pequeños que sea fisico y emociónal también, pueden crear densidad y inercia en esa fuerza de salud, que se quedan bloqueadas.

A partir de un estado de presencia, los mensajes del cuerpo pueden ser escuchados por el terapeuta. A través de una escucha empática y compasiva, el cuerpo puede soltar los bloqueos que sostenía.

Condiciones que pueden beneficiarse de la terapia Craneosacral:

Asma, Artritis, Ansiedad, Insomnio, Alteraciones de la ATM, Depresión, Hiperactividad,Insomnio, Migrañas, Lumbago, Estrés, Dificultades en el embarazo, Alteraciones en el parto, Tinitus, Accidentes, Traumas etc.